25 ago. 2011

Ayer volví a tener 6. 
Fuimos con mi mama a la casa de mis primos Maru (15 años), Toto (12 años) y Feli (6 años). Cuestión que para el día del niño les regalaron una superarchimega cama elástica. De esas que estaban en los salones de cumpleaños cuando eras chiquito. Esas que no solo te hacían saltar, también te hacían volar, te hacían sentir como si estuvieses arriba de un avión, o como si fueses un pájaro. Una de esas estaba en el patio de la casa de mis primos. 
Estábamos mi vieja lavandole el pelo a mi tía (larga historia) y Feli con mi otro primo Facu (también 12 años) en el patio, solos. Me saque las zapatillas y me subí a la colchoneta. No tuve esa sensación hacia mucho tiempo, estaba volando, lo juro. Era hermoso. Era esa sensación de "estoy viva" que... no se siente todos los días.
Tragicamente esa sensación se termino rápido ya que me tenia que ir, pero valió la pena. 

3 comentarios: