2 sep. 2011

He who laughs last, not always laughs better.

Me harté. Me harté, me harté, me harté. Hoy odie el colegio más que nunca. No lo soporto más. 
Soy de esas chicas que muy extrovertidas, que sin embargo, detesta llamar la atención. Hoy, por unos minutos, fui le centro de atención de todo el salón, y lo odie, CON MI VIDA. Se me cagaban de risa todos, todos me decían que estaba colorada, se seguían riendo, me seguían diciendo que estaba colorada, NO HACIA FALTA, te lo aseguro. Quería llorar, estaba destrozada, todo el mundo mirándome, mientras sabían que me molestaba demasiado como para que sigan, pero de todos modos, lo seguían haciendo. Cada vez crecían más y más las risas. No se como aguante la respiración, pero lo hice, y logre no llorar,  No quería hacer mas escándalos. 10 minutos después, las risas volvieron a surgir, me contuve como pude, y deje que las risas fluyeran, pero me arrepiento mucho de eso.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario