10 dic. 2011

No somos tan buenos como parecemos, ni tan malos como nos piensan. 
Nunca vamos a ser lo que otros desearían que fuéramos, ni lo que quisiéramos ser; tan sólo somos lo que la vida nos enseñó, o lo que aprendimos de ella. 
Te van a criticar sin motivos, te van a odiar sin razones, te van a lastimar sin darte explicaciones. Te va a doler y quizás te lastime, pero las heridas sanan, y aprendemos a vivir con cada una de ellas y está bueno recordar porque gracias a cada cosa vivida hoy somos lo que somos. Intentar no cuesta nada y soñar no lleva mucho tiempo. Mientras estemos vivos, el juego no está perdido.



Facebook.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario