21 jul. 2013

Odio.
Te odio.
De pies a cabeza.
Odio tu pelo despeinado.
Odio tus ojos achinados.
Odio tu risa tarada.
Odio que todo te chupe un huevo.
Odio ser tu primera vez.
Odio haber gastado un año con vos.
Odio tu inmadurez.
Odio que seas tan pendejo.
Odio tus mentiras.
Odio que no hagas nada para compensar todo lo que hiciste.
Te odio. Y esto solo es una parte.

5 comentarios:

  1. Y te sientes como una idiota cuando al fin te decepcionan... pero no lo somos. Jamas estará mal la confiar en alguien, sobre todo cuando no eres tú quien ha fallado. No hay nada que lamentar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Pero no lo odiabas cuando te fue haciendo todo eso.
    Besotes, te espero en mi blog.

    ResponderEliminar
  3. Pero pasado mucho tiempo ya no lo odiarás y mirarás atrás como una época de tu vida cuando eras feliz con otra persona. Quizá solo odiarás el porqué de las mentiras y el final... Todos pasamos por esas cosas. Al final, ya no necesitarás poner tanto esfuerzo en odiarle, solo te alejarás...

    ResponderEliminar
  4. Rencor es lo que queda cuando el odio se rinde al tiempo, ahora es cuando toca ser fuerte y sobreponerse a todo porque vales más que nadie. Mucho ánimo, preciosa ^^ Besos.

    ResponderEliminar
  5. Lo mjor en estos casos es la indiferencia. Y tranquila, porque te llegará. Ánimo

    ResponderEliminar